Equidna (Echidna)

Tachyglossus aculeatus

Su tamaño oscila entre los 30-35 cm. y su peso entre 2-7 kg. El cuerpo del equidna está cubierto de espinas que sobresalen de su pelaje. Carece de dientes y es un animal altamente especializado. Abre los hormigueros con sus patas delanteras e introduce su larga lengua por las galerías, los insectos se adhieren a la misma por efecto de la saliva viscosa, cuando está colmada la retira y mastica su contenido por medio de una placa al final de la lengua y otra estructura similar en el paladar.

Es un animal solitario y se protege ocultándose entre matorrales, bajo troncos y en alguna cueva. Las hembras, mientras amamantan, pasan la mayor parte de su tiempo en una cueva. Son preferentemente nocturnos, aunque en invierno se alimentan durante el día.

El macho tiene un espolón en cada pata pero sin glándula venenosa. La cópula tiene lugar entre julio y agosto. Dos semanas después del cruzamiento, la hembra pone un sólo huevo dentro de la bolsa que tiene en el abdomen, este eclosiona a los 10 días y el bebé permanece en la bolsa por tres meses, bebiendo la leche que exudan las distintas glándulas mamarias. Para cuando deja la bolsa de su madre el joven equidna está cubierto de espinas cortas.

La cubierta de espinas le otorga una excelente defensa, ya que si es molestado se hace un bollo y las espinas alcanzan su máxima extensión. Puede hundirse en la tierra hasta desaparecer. No tiene predadores pero, ocasionalmente, los dingos lo atacan.

Su distribución alcanza a toda Australia.

Volver al Índice